buscar

GUIA SANT JOSEP


IMPORTANT INFORMATION

Sant Josep destaca por albergar dos espacios protegidos de especial belleza, como el Parque Natural de Ses Salines o la Reserva Natural de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente

El municipio de Sant Josep de Sa Talaia es el más extenso de Ibiza y el que goza del mayor número de playas, las cuales se extienden a lo largo de los más de 80 kilómetros de costa. Además del pueblo al que da nombre, Sant Josep integra las parroquias de Sant Jordi, Sant Agustí y Es Cubells, todos puebloc pintorescos con blancas iglesias y un ambiente sosegado. Además, Sant Josep destaca por albergar dos espacios protegidos de especial belleza, como el Parque Natural de Ses Salines o la Reserva Natural de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente.


Las playas de arena blanca y aguas turquesas bañan la costa sur de Ibiza, ofreciendo al viajero un paseo inolvidable por la emblemática torre de vigilancia de Es Savinar, que regala una vista espectacular del legendario islote de Es Vedrà. Además, Sant Josep está coronado por Sa Talaia, la montaña más alta de Ibiza con 475 metros de altitud.


CASCO URBANO


El municipio de Sant Josep se caracteriza por los paisajes en los que pinos, sabinas, higueras y algarrobos se entremezclan con pequeñas casitas de campo. En el centro urbano, la blanca iglesia preside la escena y reúne la vida del pueblo a su alrededor. De hecho, el templo fortificado de Sant Josep, construido en 1730, es uno de los más característicos de la arquitectura ibicenca. Las calles del pueblo permiten descubrir preciosos rincones con tiendas de decoración, boutiques y tiendas de regalos, dos galerías de arte, en centro cultural Can Jeroni, bares y diversos tipos de restaurantes en las que las tapas son el plato estrella.


PUEBLOS DE INTERIOR


Cerca de Sant Josep existen auténticos oasis de calma como Sant Agustí o Es Cubells, preciosos pueblos que mantienen la autenticidad de otros tiempos con encantadores casitas blancas, calles empedradas y preciosas iglesias ibicencas.


ARQUEOLOGÍA


Los amantes de la historia tienen una cita con Sant Josep, ya que en este municipio se encuentran el asentamiento fenicio de Sa Caleta, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, y el asentamiento púnico-romano de Ses Païsses de Cala d'Hort. Ambos se encuentran en enclaves privilegiados para entender mejor el pasado de esta tierra mientras se disfruta de la naturaleza.


PLAYAS Y COSTA


El municipio cuenta con alrededor de 80 kilómetros de costas, que albergan, además de importantes núcleos turísticos, algunas de las calas más bellas del litoral pitiuso, como es Cavallet, Ses Salines, Cala Jondal, Cala d’Hort, Cala Carbó, Cala Vedella, Cala Tarida o Platges de Comte, además recónditas calas de pescadores, como Porroig, es Xarco, sa Caleta, Cala Llentrisca o Cala Corral, que conservan todo el sabor de antaño. La costa también está plagada de acantilados e islotes, como es Vedrà, es Vedranell, sa Conillera, s’Espartà, s’Illa des Bosc o ses Bledes, que presiden el horizonte desde tierra. Además, las mágicas torres de defensa se elevan en todos los puntos de la costa de Sant Josep, como las torres de Ses Portes, En Rovira o Es Carregador. Aunque la más emblemática es, sin duda, la torre de Es Savinar, con impresionantes vistas al islote de Es Vedrà.


NATURALEZA


El municipio ofrece rutas muy atractivas por sus espacios naturales, que además incluyen torres defensivas situadas en enclaves mágicos, como la del Pirata en Cala d’Hort, la d’en Rovira en Platges de Comte o la des Carregador cerca de Ses Salines. Además, el monte más alto de la isla, sa Talaia, de 475 metros de altura, está situado en el centro del municipio y desde allí puede contemplarse una de las mejores panorámicas de la isla. Aunque, sin lugar a dudas, Sant Josep es el enclave perfecto para disfrutar con toda la autenticidad del valor paisajístico y ecológico del que gozan el Parque Natural de Ses Salines d'Eivissa i Formentera y la Reserva Natural de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente, en los que la naturaleza se mantiene en estado puro.